8 de septiembre de 2008

Enojos

.
Discusiones, enojos, palabras y acciones que uno hace sólo bajo un stress concentrado y lleno de dudas y temores.

Esos momentos en los cuales uno quiere esconderse, apagar, cerrar todo!

Feos momentos. Desagradables. Pero esclarecedores. Es, en esos momentos, cuando se aprecia la real naturaleza humana. Una naturaleza interna que, además de bellezas, fuerzas y capacidades, contiene debilidades, miedos, flaquezas e inseguridades. Todas esas cosas que nos abocamos tozudamente a esconder, enterrar, desaparecer. Que nadie vea que a veces no doy más y mi lado flaco, débil e inseguro toma control.

Somos seres muy complejos, un compendio de muchas cosas. Pero no somos máquinas. Y hasta las máquinas fallan y se apagan y no prenden y funcionan mal!!

Cuando todo eso sale pa' fuera y dos personas que se aman/necesitan/desean discuten por algo, no hay mucho para hacer más que barrer con toda la mugre que salió afuera durante la discusión, mirarse a los ojos y tocarse de nuevo, re-compartirse el amor que existe y abunda y sonreír. Sonreír mucho.

Ah! Sí! Y aprender mutuamente de las causas y consecuencias de lo que sucedió para usarlo de peldaño y seguir subiendo por esa escalera interminable de conocimiento mutuo.
.
.

No hay comentarios :