16 de julio de 2008

Miedos

.
Ay! las cosas que se dejan de lado por miedo, las oportunidades que se desechan y los caminos que no se eligen recorrer o, mejor dicho, el optar por elegir el camino más fácil, conocido, cómodo y seguro.

Optar por lo conocido. Quedarse quietito dentro de una campana o micromundo de seguridad. Por supuesto que a corto plazo suena como lo más lógico y lo menos arriesgado. No nos va a costar mucho encontrar excusas, totalmente razonables, plausibles y válidas, para quedarnos donde estamos.
Pero a futuro, tarde o temprano, dicha elección termina por horadarnos la cabeza y nos deja con una sensación desesperante...la sensación de haber perdido el tren.

Cambiar algo arraigado en nuestra psique o cambiar un modo de vida es un proceso en extremo difícil, tensionante y cuesta arriba. Produce una legión de miedos hasta al momento desconocidos, que caen encima de uno con el firme propósito de romper todo, con las garras y los colmillos afilados como acero quirúrgico, cortando y lastimando sin piedad. Durante ese cambio, necesario y productivo, lo ideal es tener a alguien capacitado en este tipo de procesos, que esté al lado de uno para sostener, contener, curar y sanar cuando sea necesario mientras el proceso se lleva a cabo.

Si se nos presenta semejante desafío en algún momento de nuestra vida, en la forma que sea, hay que hacerlo carne y sobrellevarlo con ganas, aceptando el hecho de que vamos a perder y sacrificar cosas, cosas a las que estamos muy acostumbrados y que forman parte de nuestra rutina, pero ganando en contrapartida muchas otras…experiencias y visiones nuevas, refrescantes, motivantes y evolucionadas.

Es muy triste para mí ver personas que se asustan, retroceden, se enroscan como un bichito bolita y tienen en la cara la sombra del miedo a lo desconocido, que los domina completamente y oscurece sus almas. Mi deseo es ayudarlas, pero a veces es muy difícil que acepten dicha ayuda.

Justamente evolucionar significa cambiar. Para ser mejores y apuntar a la perfección, hay que cambiar y re-adaptarse. Como viene haciendo desde hace eones nuestra Gran Maestra Naturaleza...y con un éxito ininterrumpido!!
.
.

No hay comentarios :