10 de octubre de 2008

Sabio (de Khalil Gibrán)

.
A la sombra del templo mi amigo y yo vimos a un ciego, sentado allí, solitario.

-Mira -dijo mi amigo-: ese es el hombre más sabio de nuestra tierra.

Me separé de mi amigo y me acerqué al ciego. Lo saludé. Y conversamos.

Poco después le dije:

-Perdona mi pregunta: ¿desde cuándo eres ciego?

-Desde que nací -fue su respuesta.

-¿Y qué sendero de sabiduría sigues? -le dije entonces.

-Soy astrónomo -me contestó el ciego. –

Luego, se llevó la mano al pecho, y dijo:

-Sí; observo todos estos soles, y estas lunas, y estas estrellas.
.
.

No hay comentarios :