3 de octubre de 2008

Sentidos (de Khalil Gibrán)

.
Un día dijo el Ojo:
-Más allá de estos valles veo una montaña envuelta en azul velo de niebla. ¿No es hermosa?

El Oído oyó esto, y tras escuchar atentamente otro rato, dijo:
-Pero; ¿dónde está esa montaña? No la oigo...

Luego, la Mano habló, y dijo:
-En vano trato de sentirla o tocarla; no encuentro ninguna montaña.

Y la Nariz dijo:
-No hay ninguna montaña por aquí; no la huelo.

Luego, el Ojo se volvió hacia el otro lado, y los demás sentidos empezaron a murmurar de la extraña alucinación del Ojo.

Y decían entre sí: " ¡Algo debe de andar mal en el Ojo!"
.
.

1 comentario :

Anónimo dijo...

Qué bueno ser el ojo! Algún día, alguien más verá esa montaña y entonces ojo comprenderá que "siempre acabamos llegando a donde nos esperan".