2 de febrero de 2016


Mirala bien. Mirá sus definidos contornos atmosféricos en contraste con la peligrosa y vacía negrura circundante. Compará esta vista con la vista a la que estás acostumbrado de otros planetas conocidos.  Apreciá lo única que es dicha vista: ese azul de agua líquida refrescante, esas nubes cargadas de inofensivo vapor de agua y no de gases mortíferos, la temperatura justa que no hace que te prendas fuego o se te cristalicen los globos oculares.


Mirala bien de nuevo. Escalate dentro de esa imagen; notá lo infinitesimal que sos incluso desde esta corta distancia. Extrapolá tus penurias, tus broncas, tus miserias, tus errores contra este panorama y medí el impacto nulo que tienen incluso en el cercanísimo universo que rodea a esa elipse azul tan linda.


La próxima vez que sientas que la vida es injusta o sádica con vos, mirá esta imagen y evaluá si tal vez no sos vos mismo el que es injusto y sádico con vos mismo o los demás.



Imagen: 1800 dpi Hasselblad film scan by Johnson Space Center / Apollo 17 - Project Apollo Archive