25 de septiembre de 2007

Amor

.
(este es el extracto de una conversación que capté un día entre la neurona 125.233.698A del hemisferio izquierdo de mi cerebro con la neurona 6.333.122c_x, más viejita, de mi hemisferio derecho)

- Quiero saber qué es el amor. Es un instinto primitivo, una creación religiosa, un mandato social, una respuesta neuronal, qué!?

- Si estás enamorado, te vas a dar cuenta de que ninguna de esas posibilidades va a ser válida. En vez de eso, seguramente vas a decirme algo así como “El amor es todo, el amor sos vos, el amor es un permanente estado de felicidad, el amor es cualquier cosa que me haga sentir que no estoy tocando el suelo, flotando, levitando...”. Probablemente no veas obstáculos, peligros, ni siquiera a otra gente, sólo el objeto de tu amor.
Sin embargo, si no estás enamorado y te han roto el corazón recientemente, podés llegar a considerar alguna de esas posibilidades como cierta.

- Y porqué es eso?

- La respuesta que me viene inmediatamente a la cabeza es que es así porque en el segundo caso el pensamiento racional lo domina todo y en el primer caso no.

- Genial, pero, porqué?

- Bueno, puede ser por un montón de cosas realmente, pero la causa puede estar en una respuesta química...o porque el foco de nuestra atención está centrado en él/ella totalmente y alejado de cosas mundanas.

- Este comportamiento, tiene algún interés particular para el ecosistema, el Universo, la biosfera o los átomos?

- No lo creo. El ciclo de vida y muerte, las órbitas planetarias, los animales, etc. siguen con sus existencias sin siquiera notar o importar que dos homo sapiens se “aman”..

- Entonces, dónde nos deja todo esto?

- Nos deja sólo con más preguntas, como pasa siempre cuando tocamos temas trascendentales como Dios, la vida después de la muerte, los comienzos del Cosmos, el propósito de la vida, etc. Es esto sólo una coindencia? Tal vez. Porqué tenemos la mayoría de las respuestas (y evidencia que lo pruebe) para la mecánica celeste, las leyes de la física, evolución, el ciclo del agua, etc., pero NINGUNA EVIDENCIA para estos temas? Sólo hay suposiciones, deseos románticos, fé. No hay ni una pizca de evidencia empírica sobre esos temas. Sólo me resta concluír que la muy curiosa falta de respuestas es, paradójicamente, LA evidencia más fuerte sobre su existencia.

- Pero...pará, pará...no estábamos discutiendo sobre el amor y lo que significa?

- Sí, por supuesto, y creo que ya te he contestado, no?
.
.

No hay comentarios :