26 de junio de 2012

Prometheus

Existe el cine fácil y el cine difícil. El cine fácil te contesta todo, te resuelve todos los temas para que vos salgas del cine diciendo "que momento divertido pasé" y a las dos, tres horas ya te olvidaste incluso de los actores. Te quedás a lo sumo dando vueltas con una escena (siempre desde el lado visual solamente) que te haya resultado muy copada y nada más.
Sin generalizar, el cine difícil parte de la premisa de que, a priori, la película parecería no tener mucho sentido. Cada escena, cada diálogo, cada actuación a veces desconcierta por su incongruencia con las demás partes. Llegado el caso, uno sale del cine preguntándose qué cornos acaba de pasar y como piensan devolver la plata de la entrada. En general, el tratamiento de la imagen siempre es supremo, con un cuidado milimétrico en la combinación de luz, colores, contrastes, planos y ángulos. Cada escena es un cuadro victoriano. Pero dentro de cada escena, a veces escondidos, casi imperceptibles, abundan los detalles que indican, en manera muy subliminal, la dirección y el sentido de la historia que se está contando.




El cine difícil OBLIGA a pensar. Obliga a no quedarse en lo que se está mostrando sino a ir más allá, a juntar los pedacitos que se dejaron en la escena y "armar el argumento", una especia de "DYO film".
En el cine difícil, uno sale del cine y se pasa varios días hilando y "armando el argumento", rememorando las escenas en su cabeza para darles sentido y así entender el objetivo del cuento. Muchas veces es necesario volver a verla para poder sobreponerse al empalago visual que distrae y obnubila y concentrarse en los datos crudos. Cada vez que se vuelve a ver, se descubren nuevos elementos y se mira la acción desde otra perspectiva, ésta última armada justamente con esos nuevos datos y elementos que se pasaron por alto la primera vez.
Los autores de cine difícil como Kubrick, Cronenberg, Lynch, Fincher, Malick, Scott mismo, etc., probablemente aburridos de tanta fórmula repetida, buscan y arman cine que se digiere lentamente, que se comparte y que crece con el tiempo. La película termina siendo como un ser vivo, nace, crece y evoluciona en la medida que uno le de tiempo y cabida en su intelecto. La película termina siendo otra de la que se vió por primera vez. Se siente que uno formó parte de la creación de la misma. Estos procesos son los que hacen que una película se transforme en un clásico o no.

Prometheus es cine difícil. Lamentablemente editado por la máquina productora hollywoodeana que necesita productos enlatados y estructurados (monstruos, sangre, dramas familiares, etc) alrededor de lo que el "mercado" pide y consume. Probablemente salga (y espero) una "director's cut" o "extended version" donde Scott pueda finalmente mostrar sin censura artística lo que seguramente le pidió su usina creativa. Prometheus es una película espiritual/dramática contada desde el género de Sci Fi (en vez de hacerlo desde el género Drama). Es de esas películas que no te muestran nada, pero tienen todo. Lo que saques de la película, será lo que pudiste obtener en base a tu observación y la dedicación que le pongas.



Ambientada en un mundo ficticio y dentro de la rienda suelta que permite el género de la ciencia ficción, Prometheus especula, divaga y se permite incongruencias a nivel científico sin importar demasiado si el resultado es algo inverosimil o no. Si quieren ver ciencia dura, pongan Discovery Channel o NatGeo o lean Science o Nature. Acá hay delirio, latitud, espacio para la especulación.
La misión a LV_233 NO ES una misión científica. Es una misión corporativa. Es más, ni siquiera es corporativa, es un viaje de placer e indulgencia de un magnate en busca de la vida eterna. No se busca la renta financiera, ni la resolución de hipótesis o misterios científicos, sino el mero capricho de un ricachón. Por supuesto que para llevar a cabo el capricho, se preocupa de juntar, sin mucho criterio, un grupo de personas que manejen la nave, ejecuten la logística del viaje y le hagan de navegantes al destino donde quiere llegar, solamente porque él no puede hacer el viaje solo.
El capitán (Idris Elba) maneja la nave. Ellie y el Dr. Halloway son los navegantes (saben a donde tienen que ir y son los realmente "usados" del viaje) y el resto, sacando al androide David, están de meros ejecutores del trabajo pesado y de apoyo logístico. Un caso especial es la Dra. Vickers (Theron) otra caprichosa que parece estar ahí sólo para cerciorarse de que su padre Mr. Weyland (Pearce) o muera en la odisea o directamente le entregue el trono de la compañía de una buena vez.
Ellie y el Dr. Halloway, que junto a Mr. Weyland son los que realmente tienen un objetivo con el viaje (incluyendo también tal vez a David); mueven la misión hacia adelante buscando, llenos de pasión inmadura e inocencia, el origen del ser humano. A los "creadores". Se basan grandemente en corazonadas, movidos por creencias más del tipo filosóficas/religiosas que científicas y es por eso que carecen del típico criterio y comportamiento profesional de un científico. Son dos enamorados que tienen el mismo interés y que están en una aventura romántica. Los personajes más cándidos y agradables del grupo.
Mr. Weyland, por otro lado, tiene el mismo empuje torpe e inmaduro, sólo que él está movido por una pasión más egoísta y centrada en el poder que en el de la resolución de enigmas existenciales.
La gran incógnita es David, que no se sabe si se está autoprogramando a medida que se suceden los eventos o, lo que es más misterioso aún, fue programado por "alguien más" que no se nombra ni aparece en la película. Y esto lo digo por el conocimiento que parece tener del idioma y técnicas de manejo de la tecnología alienígena demostrado ni bien pisan suelo extraño.

Los ingenieros son la gran incógnita de la película y está muy bien que haya permanecido así. Si al terminar la película uno hubiera sabido:

- porqué y para qué nos crearon y qué pretendían hacer volviendo a la tierra con el cargamento de "parásitos negros"
- quiénes son, de dónde vienen y qué hacían en LV_233
- porqué el muchachón del final reaccionó de la manera que lo hizo contra los humanos
- qué le dijo David al ingeniero antes de que éste se pusiera violento

uno sí, saldría del cine satisfecho y listo para una pizza o un combo de McDonald's, pero les aseguro que no habría más cine interesante para ver de acá a unos próximos, digamos, 10 años, que sería el tiempo que Scott mismo o algún otro director tardara en sacar una nueva película de ciencia ficción que nos diera vuelta como una media (y que no abundan).



Prometheus PRESENTA los hechos, los personajes y los envuelve, los relaciona y deja todas las incógnitas para una continuación. La profundidad y cantidad de temas que dispara la película no caben en 2 hs de film, especialmente si esas dos horas deben cumplir además con los mandatos comerciales de los grandes estudios de Hollywoood, en este caso, de Fox.

Por último y volviendo a la índole de la película, les dejo un par de datos del porqué esta película me parece más un drama filosófico religioso que una película típica de ciencia ficción pochoclera.

- la "creación" de la vida en la tierra al inicio de la película (o al menos el "empujón" para que la vida se iniciara). Mag-ní-fi-ca escena by the way.
- la recurrente aparición de referencias y simbologías religiosas a lo largo de la misma (la cruz, la figura de un Jesús bebé en la mesa de pool, las "tumbas" que nombra el Dr. Halloway cuando llega a la cámara de la gran cabeza esculpida, la figura del "padre" en los casos de Ellie y de Vickers/David, etc)
- la idea del "paraíso" y el destino en las palabras del padre de Ellie y el deseo de la inmortalidad en la figura de Mr. Weyland
- el dato casi al pasar (a propósito tal vez?) de que los restos de los ingenieros tenían alrededor de 2000 años de muertos y el año en el que transcurre todo es 2093 (lo que da como resultado que los que les haya sucedido a los ingenieros coincide con la época en la que vivió - y murió - Jesús)
- que los eventos de la película suceden en Navidad

Si unen todos estos datos verán que dan como resultado una película de creencias/mitos religiosos y temas meramente existenciales, no una película de monstruos, terror espacial y ciencia. El marco es tecnología y terror cósmico, el contenido es filosófico. En fin, como cualquier buena historia de ciencia ficción :)




No hay comentarios :